Viñeta Menú

Viñeta Información general
Viñeta Noticias sobre JM
Viñeta Datos sobre JM
Viñeta Música Mozart
Viñeta Pensamientos a aplicar
Viñeta Discapacidad intelectual
Viñeta DNBK
Viñeta Blog
Viñeta Páginas amigas
Viñeta Páginas interesantes
Viñeta Contacto
Viñeta Fotos
Viñeta Vídeos
Viñeta Bibliografía de Judo Mental
Viñeta Judo  mayores
Viñeta Currículum del autor 

FACTORES QUE FAVORECEN LA EDUCACIÓN DE LA AUTOESTIMA

En las sesiones de Judo Mental todo tiene su interés y, en este sentido, tenemos que resaltar la importancia del respeto del sensei al yudoca. Por ello, cada vez que el sensei solicita al yudoca la realización de una técnica, lo debe hacer bajo las normas de urbanidad correspondientes. Por ejemplo: cuando se solicita su intervención ¡Por favor, Javier! y cuando ya haya finalizado su intervención ¡Gracias, Javier! Llamar la atención del yudoca a través de su nombre propio, es gratificante y enriquecedor tanto para el yudoca como para el sensei. 

Otro aspecto importante es tener en cuenta la equidad entre los componentes del programa. Así, cuando solicitamos la intervención de un yudoca, debemos terminar una ronda donde todos y cada uno de ellos participen de la misma forma y duración. En Judo Mental es muy común que el yudoca realice randori con el sensei; aquí es donde debemos prestar atención para que no haya un sólo alumno que no realice randori con el sensei. Esto propicia que la relación entre sensei y yudoca sea más fluida; reduce la tensión y favorece el rendimiento del grupo.   

El ambiente físico influye sobremanera en la atmósfera de grupo y, por tanto, debe estar dispuesto de modo que contribuya a la espontaneidad, participación y cooperación entre los yudocas. 

El progreso en judo es reconocido por la concesión de grados o categorías que están representadas por el color del cinturón que lleva anudado en su judogui. Cuando un yudoca se inicia en el judo es un 6º kyu y lleva cinturón blanco. A medida que continúa su progreso técnico pasa por los siguientes grados:

Grados (kyus) anteriores al cinturón negro.

    6º kyu     rokyu     ------------  c. blanco
    5º kyu     gokyu    ------------  c. amarillo
    4º kyu     yokyu    ------------  c. naranja
    3º kyu     sankyu   ------------  c. verde
    2º kyu     nikyu     ------------  c. azul
    1º kyu     ikkyu     ------------  c. marrón

Un cinturón negro 1º dan es un yudoca con una buena cualidad técnica, pero es ahora cuando comienza a profundizar en las diferentes áreas del judo: como competidor, como profesor, como árbitro, etc. El reconocimiento de los cinturones negros que continúan su progreso técnico en judo se establece por su graduación en Danes. La Federación Española exige un tiempo de permanencia y un examen técnico en cada grado.

Los yudocas con un grado de 1º a 5º dan llevan el cinturón negro; los 6º, 7º y 8º dan, pueden ponerse el cinturón negro o un cinturón de bandas de color blanco y rojo. Y los 9º y 10º dan pueden colocarse el cinturón negro o un cinturón de color rojo.

    1º dan       shodan          -------------   c. negro
    2º dan       nidan             -------------   c. negro
    3º dan       sandan          -------------   c. negro
    4º dan       yodan           -------------   c. negro
    5º dan       godan           -------------   c. negro
    6º dan       rokudan        -------------   c. negro  o  c. blanco/rojo
    7º dan       sichidan        -------------   c. negro  o  c. blanco/rojo
    8º dan       hachidan       -------------   c. negro  o  c. blanco/rojo
    9º dan       kudan           -------------   c. negro  o  c. rojo
    10º dan     judan            -------------   c. negro  o  c. rojo

La evaluación también tiene un carácter importante dentro de las sesiones de Judo Mental. La evaluación continua hace que el yudoca distinga entre lo que hace y cómo lo hace; ello implica su atención y la del grupo. Por lo cual, no debemos relacionar la adquisición del Kyu (cinto), con la realización adecuada de un sólo examen. Así, la actitud en el tatami es el factor más importante para conseguir los objetivos propuestos.

En las sesiones de Judo Mental, trataremos de enseñar la asertividad o comportamiento comunicacional maduro en el que la persona ni agrede ni se somete a la voluntad de otras personas, sino que expresa sus convicciones y defiende sus derechos; ser responsable, pedir lo que quieres, decir no sin sentirte culpable. El sensei debe recordar y potenciar en el yudoca sus capacidades y valores. Es bueno decir al yudoca, en vez y cuando, lo importante que es dentro del grupo, lo bien que desarrolla su Judo, sus progresos y los cambios significativos que se han producido en su conducta.

Desechamos toda forma de violencia, gritos, tonos imperativos, cuando un yudoca tienen algo que decir, el resto de compañeros escucha y opina. Podemos parar un momento la actividad para escuchar a un miembro del programa; ciertamente para él es muy importante lo que tiene que decir.

En las sesiones de Judo Mental no existe el castigo ni la sanción, no se coloca el acento en las deficiencias aptitudinales, sino que a través de las oportunas explicaciones del sensei, se mejora su práctica. La relación entre el yudoca y el sensei tiene que ser auténtica; tratar al otro como una persona, es practicar el respeto, la responsabilidad y la solidaridad; es dejar al yudoca ser él mismo, pensar, opinar, optar y decidir.     

En Judo Mental cada conducta está motivada. No hacemos nada por casualidad. Las sesiones se preparan antes, planificando cada actividad dependiendo de los objetivos que queremos alcanzar ese día           


email: judomental2012@gmail.com            

 

Página actualizada el 2-1-2008 - © José Manuel Arnáiz Zamanillo - Webteam 2008